por InfoHoreca 27 de febrero, 2018 Tendencias comentarios Bookmark and Share
< Volver

El agua de mar contiene una serie de elementos minerales biodisponibles para el organismo humano que tienen un efecto regenerador y vitalizante para el sistema celular en situaciones de deshidratación, contaminación múltiple, carencias nutricionales y enfermedades.

Desde el punto de vista nutricional, hoy el organismo humano se encuentra con dificultades para extraer de los alimentos cotidianos los minerales necesarios para su funcionamiento correcto.

La carencia de estos puede provocar diversos trastornos de salud como la osteoporosis, la hipertensión, problemas digestivos de diversa índole, la anemia, dolencias cardiovasculares, debilidad del sistema inmunológico o elevar el porcentaje de azúcar en la sangre.

Sin embargo, existe un medio del cual se pueden extraer nutrimentos minerales, entre otros, que escasean en la alimentación industrial. Laboratorios Quinton, especialistas en productos elaborados a partir de plasma marino, lo explica de la siguiente manera: "El zooplancton se alimenta del ´huerto biológico marino natural´ que es el fitoplancton, creando a su vez una masa de elementos biodisponibles para el organismo humano, gracias a la biocenosis marina, que no es otra cosa que la transformación de los elementos minerales no biodisponibles en elementos minerales biodisponibles a través de la interacción trófica entre diferentes organismos que componen las eflorescencias planctónicas".

De esta manera, el agua de mar aporta todos los minerales y los elementos traza necesarios para la regeneración y la nutrición.

El plasma marino es considerada por la UE como producto alimenticio para su venta, normalmente en farmacias o herboristerías. Se distribuye en formatos como las ampollas de agua de mar microfiltrada como las de Laboratorios Quinton.

En concreto, estos productos elaborados según las indicaciones del científico francés René Quinton, cuentan con 78 minerales biodisponibles de los que al menos 24 están implicados en reacciones enzimáticas y 64 son indispensables para la lectura del código genético.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus