3 de mayo, 2018 Empresas comentarios Bookmark and Share
< Volver

 “La salud de los pacientes y de la población está en riesgo”, según el Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de la Comunidad de Madrid (CODINMA), de ahí que reclamen más presencia de profesionales en la sanidad y en equipos multidisciplinares que realicen una valoración preliminar y un tratamiento personalizado para cada caso.

Según Luján Soler, decana del Codinma, “el dietista-nutricionista ahorraría dinero y tiempo al sistema sanitario, ya que no solo se disminuiría el número de visitas al médico de cabecera y el tiempo de hospitalización, sino que se mejorarían patologías crónicas, se reduciría el consumo de fármacos y se podrían prevenir enfermedades solo con seguir una alimentación saludable”.

Pero desde Codinma además se pone el foco de atención en un aspecto mucho más grave y con mayores consecuencias para la salud de la población. “La preocupación por el bienestar y la alimentación es cada vez mayor, y esto ha derivado en que algunos que se autodenominan expertos, terapeutas, o especialistas se hagan pasar por dietistas-nutricionistas solo porque hayan hecho un curso online o hayan leído un poco sobre el tema”, explica Soler.

Al intrusismo profesional se añade la proliferación de dietas milagro, productos dietéticos o superalimentos para adelgazar. Para la decana del Codinma, “siempre hay que huir de todos estos remedios que te aseguran perder muchos kilos en poco tiempo, los precios además suelen ser muy elevados, y en muchos de los casos se ha comprobado que pueden ser perjudiciales para la salud”.

Por todos estos motivos, el Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de la Comunidad de Madrid recomienda ponerse en manos de un profesional graduado o diplomado en Nutrición Humana y Dietética. “Además de exigir la titulación oficial, aconsejamos que ese profesional esté colegiado, ya que a través de los colegios se vela por el buen hacer profesional de sus miembros”, afirma Luján Soler. 

Asimismo, desde Codinma se está también realizando esfuerzos para dar a la figura del dietista-nutricionista el papel que se merece en la sociedad: “no solo es útil y necesario en el ámbito de la salud pública y nutrición comunitaria, sino que puede ejercer sus funciones en otros muchos campos como la investigación y la docencia, la restauración, el catering, el deporte o la industria agroalimentaria”, concluye la decana del Codinma

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus