por NutraSalud 29 de junio, 2018 Empresas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Solchem aclara la situación respecto a sus productos después de la alerta emitida el pasado 31 de mayo por parte de Aecosan (Agencia Española de Consumo Seguridad Alimentaria y Nutrición) sobre la presencia de sulfitos no declarados en chlorella orgánica en polvo procedente de China.

Esta alerta de Aecosan ha provocado muchas dudas en torno a la calidad sobre la espirulina y la chlorella. Es por ello que desde el departamento de Solchem han remitido un comunicado en el que aclaran algunos mensajes "que se han hecho circular y que pueden inducir a error".

Por un lado, desde la empresa señalan que la alerta afecta a un producto importado desde uno/varios fabricantes chinos. Mientras que, respecto al tema de los sulfitos, realizan las siguientes consideraciones:

  • Las algas usan las sales de sulfato (SO43-) como fuente de azufre (S) para incorporarlo al aminoácido azufrado cisteína en su forma reducida S2-. En este proceso de reducción de las sales de sulfato hasta la forma totalmente reducida, la generación de sulfito (SO32-) es un paso intermedio. Esto indica que no debería haber presencia de sulfitos en el producto final.
  • La bibliografía científica no indica que las microalgas sean productoras naturales de sulfitos, ya que las diferentes formas azufradas son rápidamente reducidas para su incorporación al aminoácido proteico cisteína.
  • De manera rutinaria, algunos productores de cultivos de microalgas añaden compuestos inorgánicos, como los sulfitos, para incrementar la producción de biomasa, como se ha evidenciado en diversas publicaciones, pudiendo dejar residuos en el producto final.
  • Algunos fabricantes usan ingredientes que no están purificados en la producción industrial de microalgas de grado alimentario, lo que produce la contaminación del cultivo y por lo tanto la presencia de sustancias como sulfitos, elevadas cantidades de metales pesados y otros contaminantes.

Cómo trabajan desde Solchem

Los técnicos de Solchem informan de que la empresa "audita de forma regular y presencial al fabricante de las microalgas que vendemos y, por ello, podemos confirmar y certificar que el fabricante de SpiruSOL y Chlorella (convencional o BIO) no añade sulfitos durante su cultivo; controla la ausencia de sulfitos, como alérgeno, en cada lote producido; así como certifica la seguridad de no tener que preocuparse por la presencia de este alérgeno".

Adicionalmente, añaden que van a implantar "de forma inminente" el control de clostridios, una bacteria patógena que puede crecer en los cultivos de microalgas, "ofreciendo de esta forma uno de los controles microbiológicos más completos del mercado".

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus