Empresas Premium

por NutraSalud 21 de mayo, 2018 Empresas comentarios Bookmark and Share
< Volver

La Academia Española de Nutrición y Dietética, en colaboración con la Universidad Isabel I, y con la financiación de Lidl supermercados, estudia a nivel nacional los ´Conocimientos y Prácticas Habituales en la Preparación de Alimentación Complementaria Infantil en España´. El informe completo se hará publico en el mes de junio.

El primer estudio nacional sobre ´Conocimientos y Prácticas Habituales en la Preparación de Alimentación Complementaria Infantil en España´, evalúa cómo se prepara en los hogares españoles la alimentación complementaria para niños de corta edad, tanto la elaborada a base de papillas caseras como aquella a base de trozos sólidos de alimentos y tarritos preparados.

Para la realización de esta investigación, la agrupación ha contado con 945 euros financiados por Lidl supermercados, empresa que acaba de sacar su propia línea de potitos bio bajo su marca Lupilu.

A falta de conocer los resultados definitivos del estudio, que se harán públicos el próximo mes de junio, después de ser contrastados por la academia (aparecerán en la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética), la empresa ya ha hecho públicas las primeras conclusiones.

Según la encuesta, más del 90% de las familias españolas cree que las papillas caseras son una mejor opción y, sin embargo, una de cada tres recurre "de forma regular" a los tarritos preparados.

Los potitos bio venden más

En lo que se refiere a la alimentación complementaria, según datos de la encuesta, el 74% de las familias españolas prefiere, a igualdad de precio, comprar un tarrito bio antes que uno no bio. Además, el 52% asegura que compraría tarritos bio más a menudo si los precios no fuesen tan elevados. De hecho, el 89% de los padres y madres encuestados opina que los tarritos bio son más caros que los convencionales.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus