5 de mayo, 2021 Nutrición comentarios Bookmark and Share
< Volver

Los últimos informes publicados por Deloitte o Market Research sobre consumo alimentario durante y tras el COVID, coinciden en que gran parte de la población ha reflexionado y ha tomado conciencia de la importancia de mejorar los hábitos de consumo.

Los estudios confirman cinco tendencias clave:

  • La nutrición funcional: principalmente orientada a mejorar la salud desde la prevención hasta la selección de alimentos indicados para problemas concretos.
  • La nutrición con propósito: alimentación responsable, de cercanía y sostenible.
  • La nutrición flexible: tendente a reducir la ingesta de carne y aumentar la vegetal.
  • La nutrición transparente: donde los productos indiquen claramente su composición e información de valor para el consumidor.
  • La nutrición familiar: elaborada con productos aptos y apetecibles para todos los miembros del grupo en el hogar.

En este entorno se desarrolla una de las tendencias de consumo de mayor crecimiento, como son los suplementos alimenticios, que aportan un plus de propiedades beneficiosas para la salud, y sobre todo si son elaborados bajo un proceso sostenible, natural y responsable.

Según OCU, un 30 % de los hogares consumen algún tipo de suplemento alimenticio, sea por prescripción médica o por motivos personales y estéticos. Los formatos de consumo son ya muy diversos y, aunque podamos creer que la mayor parte de suplementos se consume en formato “pastilla”, el mercado de estos productos es muy extenso, e incluye preparados en polvo, líquido, cereales, barritas o preparados para combinar con otros alimentos.

Los suplementos se utilizan en muchas disciplinas y están indicados para aportaciones extra de determinados compuestos que precisa el organismo. Aunque los más conocidos son los suplementos deportivos o energéticos, los profesionales de la nutrición conocen las propiedades de muchos productos naturales y sintéticos que pueden ayudar a mejorar la condición física o mental.

Los más consumidos son por este orden: vitaminas y minerales (24 %), relajantes (9 %), digestivos (8 %), adelgazantes (6 %), laxantes (4 %), antiinflamatorios (4 %), diuréticos (1 %), hepatoprotectores (1 %), protectores de colesterol (1 %). El resto (42 %) es un grupo muy amplio de suplementos con efectos muy variados: antioxidantes, aumento de rendimiento deportivo, etc.

Suplementos para el verano

Los mejores aliados para el verano son los suplementos antiinflamatorios, según indican desde la compañía Olettíe superfoods. Pensando en vacaciones o días de playa, la recomendación pasa por los alimentos que tengan propiedades depurativas y curativas, que nos ayudan a recuperar la línea, perder la sensación de hinchazón, y reducir el impacto de infecciones menores.

Hay muchos alimentos con propiedades antiinflamatorias, entre ellos el ajo, la remolacha o el tomate, pero dentro de la gama de los superalimentos, según Magdalena Olanska, nutricionista, dietista y Customer Happiness Manager en Olettie.com, “destacamos el jengibre y la cúrcuma, que reducen la inflamación abdominal, combaten la retención de líquidos, regulan el tránsito intestinal, desintoxican el organismo y, gracias a sus propiedades antinflamatorias, están especialmente indicados para aliviar el dolor articular y cuadros gripales”. También afirma que el secreto está en la combinación adecuada y proporcional de estos superalimentos, en formatos de producto ya elaborados como los que comercializa la marca en su tienda de superalimentos, para conseguir aumentar sus propiedades básicas. Y consumirlos, además, integrados con otros productos y recetas a las que ya estemos más habituados, introduciendo las propiedades dentro de la dieta a la que ya estemos acostumbrados, indican desde Olettíe.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus