14 de noviembre, 2018 Salud comentarios Bookmark and Share
< Volver

“Se ha comprobado que pequeñas modificaciones en los horarios de las comidas podrían tener importantes implicaciones en la prevención y manejo de la diabetes”, explica la nutricionista, doctora en Farmacia y creadora de la Dieta Coherente, Amil López Viéitez.

Entre los factores protectores de la diabetes y la resistencia a la insulina, asegura Viéitez “están el consumo de hidratos de carbono de bajo índice glucémico, de fibra, de MUFA (monounsaturaded fatty acids), PUFA (poliunsaturaded fatty acids), magnesio y antioxidantes, ya que reducen la inflamación y la disfunción endotelial. Por el contrario, son factores de riesgo el consumo de hidratos de carbono de alto índice glucémico, hierro hemo y de ácidos grasos trans”. Dieta Coherente es un estilo de vida basado en la combinación correcta de los alimentos, ejercicio físico y motivación para el cambio de hábitos, para alcanzar un peso saludable y mejorar la salud. Cuenta con 15 años de experiencia, un blog con más de 400 artículos y consultas presenciales y online reforzadas con coaching nutricional.

Según la cronobiología, la insulina, al igual que otras hormonas, tiene una curva de acción con un punto máximo y unas horas del día en las que no está tan activa. El tejido adiposo subcutáneo humano expresa un ritmo circadiano intrínseco para la sensibilidad a la insulina. A las 12 h está muy activa, por eso “es conveniente consumir los hidratos en la comida del mediodía, y evitar su consumo a partir de las 20 h, ya que al estar menos activa esta hormona, el organismo tiende a almacenar los hidratos en forma de grasa, cuando los comes en la cena. Por eso, el mismo plato de pasta o arroz te engorda más en la cena que en la comida”, comenta López Viéitez.

La cronobiología es la ciencia que estudia la variación cíclica de nuestras hormonas a lo largo del día. Si adaptamos nuestros hábitos alimentarios a sus leyes, podemos ingerir alimentos más calóricos a ciertas horas para favorecer su metabolismo. Además, nos aporta información sobre el horario más recomendable para hacer nuestras 5-6 comidas diarias.

Tener ritmos circadianos alterados se asocia con la diabetes y la obesidad. Lo ideal es un ritmo de mucha amplitud (joven y robusto) y estable a lo largo de la semana. Se puede decir que la comida es el gran sincronizador de nuestros ritmos, añaden desde Dieta Coherente.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus