1 de agosto, 2019 Nutrición comentarios Bookmark and Share
< Volver

Según informa desde California Walnuts, un nuevo ensayo clínico ha descubrierto que las mujeres que siguieron una dieta mediterránea durante el embarazo, incluyendo una porción diaria de frutos secos (la mitad de ellos nueces) y aceite de oliva virgen extra, registraron un 35 % menos de riesgo de diabetes gestacional.

Como afirman estas mismas fuentes, se ha demostrado que la dieta mediterránea rica en grasas buenas y no saturadas, que se encuentra en alimentos como las nueces y el aceite de oliva virgen extra, reduce el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y muerte cardiovascular en adultos, según un estudio PREDIMED de 2018. Las nueces, en particular, son un alimento tradicional de dieta mediterránea debido a su contenido de ALA, omega-3 (2,7 g / 30 g) (el único fruto seco con una cantidad significativa de este ácido graso esencial) y sus compuestos bioactivos. Aunque hasta la fecha se ha realizado una extensa investigación sobre la dieta mediterránea, el potencial de la dieta para mejorar los resultados de las madres y sus hijos no se ha evaluado ampliamente, lo que hace que este estudio sea particularmente valioso.

Dirigido por investigadores de la Universidad Queen Mary de Londres y la Universidad de Warwick, un nuevo estudio incluyó a 1.252 mujeres embarazadas de una ciudad multiétnica con factores de riesgo metabólicos, incluidos la obesidad y la hipertensión crónica. Además de recibir suplementos de ácido fólico y vitamina D, las mujeres fueron asignadas aleatoriamente a una dieta de estilo mediterráneo o a un grupo de control que recibió asesoramiento dietético según las recomendaciones nacionales del Reino Unido para el cuidado prenatal y el control de peso durante el embarazo, señalan también desde California Walnuts.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus