Empresas Premium

por NutraSalud 12 de julio, 2022 Empresas comentarios
< Volver

El encuentro “Cuidado con las fuentes, de vitaminas muchos hablan pero pocos conocen”, moderado por Margarida Mas, delegada de  ANIS (Asociación Nacional de Informadores de La Salud) en Catalunya, se ha dado a conocer la actualidad informativa y la desinformación que existe en cuanto a fuentes fiables a la hora de hablar sobre vitamina D y se ha plasmado el papel primordial que cumplen los profesionales en consulta al pautar su consumo.

Según datos de diversos Estudios de Bulos en Salud realizados por el Instituto #SaludsinBulos y Doctoralia, el 91% de los pacientes utiliza internet para buscar información sobre salud mientras que un 81,6% busca previamente información en internet antes de acudir a la consulta. Con respecto a los profesionales sanitarios, la cifra de los que aseguran haber recibido consultas acerca de bulos del Covid asciende al 86,4%.
La infoxicación está presente en las consultas donde ocho de cada diez médicos dicen verse cuestionados por sus pacientes. En general los principales canales de difusión sobre salud en el año 2021 se centraron en las redes sociales en un 45%, y un 24,9% a través de WhatsApp o aplicaciones de mensajería.

En el encuentro organizado por ANIS (Asociación Nacional de Informadores de La Salud) en Catalunya, han participado el Doctor Gonzalo Allo, especialista del servicio de endocrinología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, y el coordinador del Instituto #SaludsinBulos, Carlos Mateos.

Bulos sobre Vitamina D

El punto de partida sobre las informaciones de Vitamina D y su mayor o menor beneficio se han generado en gran medida con la llegada del Covid-19, cuando empezaron a crearse una importante cantidad de bulos. La información errónea o falsa perjudica la salud de las personas, por ello es importante valerse de fuentes confiables y evitar propagar información no verificada: “Es necesario combatir los bulos de salud y formar a pacientes, profesionales sanitarios y ciudadanos en el acceso a información veraz sobre salud en internet, y en la mejora de la comunicación clínica. “Todos tenemos una responsabilidad a la hora de divulgar en salud, medios de comunicación, organizaciones, profesionales sanitarios y población en general. No podemos lanzar mensajes alarmistas ni falsas promesas porque eso tiene consecuencias en salud. La base debe ser siempre en la evidencia de las guías clínicas”, ha recalcado Carlos Mateos.

Hipovitaminosis e Hipervitaminosis D

La hipovitaminosis o deficiencia de vitamina D se ha convertido en un problema de salud pública en todo el mundo y afecta a más de la mitad de la población. En España, la insuficiencia/deficiencia de vitamina D ha sido descrita en todas las edades y en ambos sexos (niños, jóvenes, adultos, mujeres posmenopáusicas y ancianos).
De igual modo, la prevalencia es alta entre muchos tipos de procesos patológicos, como en pacientes con obesidad, diabetes, enfermedad renal crónica o dermatitis atópica, entre otros.

Sociedades científicas nacionales, como la Sociedad Española de Investigación Ósea y Metabolismo Mineral (SEIOMM) e internacionales como la International Osteoporosis Fundation (IOF), la American Association of Clinical Endocrinologists (AACE), la Endocrine Society (ES) y la National Osteoporosis Fundation (NOF), han acordado que las necesidades óptimas de colecalciferol (vitamina D3) son las que permiten mantener unos niveles séricos en torno a 30 ng/mL.

La suplementación con vitamina D está indicada para el tratamiento de la hipovitaminosis, por lo que el médico especialista es quien debe pautar un tratamiento individualizado para el paciente, prestando especial atención a sus hábitos, estado de salud y requerimientos. “En un tratamiento de hipovitaminosis D pueden utilizarse de inicio 25.000 UI de vitamina D3 (colecalciferol) a la semana durante los primeros meses para recuperar los niveles de vitamina D, y continuar con un mantenimiento con 25.000 UI de colecalciferol mensual o quincenal. La IOF y la ES recomiendan en la población de riesgo y con osteoporosis mantener una ingestión de 1.500-2.000 UI de colecalciferol/día (equivalentes a 25.000 UI de colecalciferol quincenal)”, apunta el doctor Gonzalo Allo.

Asimismo, y pese a que se trata de una complicación infrecuente, la sobredosificación de vitamina D puede derivar en una situación de hipercalcemia. Es por ello que la figura del médico y el especialista se posicionan como indispensables a la hora de diagnosticar un déficit en vitamina D, indicar el tratamiento adecuado al paciente (dosis y frecuencia) y hacer un seguimiento de sus niveles de vitamina D.

Tener bajos niveles de Vitamina D se debe a varios aspectos: “Por una parte porque a través de la alimentación no se pueden conseguir los niveles necesarios. Salvo con el hígado de bacalao, el resto de alimentos no proporcionan la Vitamina D necesaria. Y, por otra parte, a través de la radiación solar no nos llega prácticamente la Vitamina D necesaria ya que la limitamos por nuestra manera de vestir, la escasa actividad que realizamos en el exterior y por el empleo de las cremas solares. “Una vez que anulamos estas dos fuentes, resulta casi imposible mantener unos niveles adecuados de Vitamina D”, indica el Dr. Allo que concluye “de manera que seguir un buen tratamiento con suplementos de vitamina D nos permitirá corregir estos niveles deficientes y poder mantenerlos por encima de 30 ng/mL.”.

Perfil de pacientes con déficit de vitamina D

Existe una parte de la población con deficiencia en los niveles de vitamina D en la que hay que poner el foco para su detección precoz, además de los pacientes con osteoporosis, como puede ser:

Población anciana con inmovilizados u hospitalizado, población que durante todo el año utiliza ropa que cubre todo el cuerpo, sobre todo mujeres embarazadas de piel oscura, pacientes con malabsorción intestinal (celíacos, enfermedad inflamatoria intestinal, gastrectomía o cirugía bariátrica), pacientes con patologías donde se contraindique la exposición solar, pacientes con insuficiencia renal, hiperparatiroidismo u obesidad mórbida, pacientes con signos de osteomalacia o dolores óseos.

Además de su importancia en el metabolismo del hueso, la vitamina D influye directamente en numerosas áreas de nuestro organismo, y se ha demostrado que la deficiencia de dicha vitamina se asocia con: alteración del sistema inmunitario (frente a la prevención de infecciones, o en enfermedades autoinmunes), aumento de prevalencia de cáncer de colon, deterioro de los problemas de la piel, menor rendimiento muscular y mayor riesgo de patología cardiovascular.

Deporte y Vitamina D

El experto también abordó el papel relevante que cumple la Vitamina D en el deporte y cómo los niveles adecuados se relacionan con mejoría de la función muscular y menor cantidad de lesiones.

 

Referencias: Cucalón, Jose & Blay, Guadalupe & Fustero, Jesús & Cortés, Vicente. (2019). Actualización en el
tratamiento con colecalciferol en la hipovitaminosis D desde atención primaria. Medicina General y de Familia. 8. 68-
78. 10.24038/mgyf.2019.014. Instituto #SaludsinBulos y Doctoralia, Dr. Gonzalo Allo, especialista del servicio de endocrinología del hospital 12 de octubre de Madrid.

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas o videos vistos). Puedes obtener más información y configurar sus preferencias.

Configurar cookies

Por favor, activa las que quieras aceptar y desactiva de las siguientes las que quieras rechazar. Puedes activar/desactivar todas a la vez clicando en Aceptar/Rechazar todas las cookies.

Aceptar/rechazar todas
Cookies Analíticas

Cookies que guardan información no personal para registrar información estadística sobre las visitas realizadas a la web.

Cookies de Marketing

Cookies necesarias para determinadas acciones de marketing, incluyendo visualización de vídeos provenientes de plataformas como Youtube, Vimeo, etc. y publicidad de terceros.

Cookies de Redes Sociales

Cookies relacionadas con mostrar información provenientes de redes sociales o para compartir contenidos de la web en redes sociales.