por NutraSalud 5 de septiembre, 2018 Nutrición comentarios Bookmark and Share
< Volver

La disfagia es un síntoma muy prevalente que tiene consecuencias graves para el paciente aumentando la morbimortalidad, la estancia hospitalaria y los costes socio-sanitarios relacionados. Nestlé Health Science ha organizado una sesión científica en el Congreso ESPEN de nutrición clínica y metabolismo.

En el entorno del 40 Congreso ESPEN de nutrición clínica y metabolismo, celebrado esta semana en Madrid, Nestlé Health Science ha organizado una sesión científica sobre disfagia orofaríngea desde un prisma económico y su aplicación en la práctica clínica. La disfagia orofaríngea, frecuente en ancianos, pacientes con enfermedades neurodegenerativas, supervivientes de ictus y personas con cáncer de cabeza o cuello, multiplica por 3 el riesgo de desnutrición en quien la padece. 

La disfagia orofaríngea es la dificultad para tragar alimentos y líquidos. En ocasiones se acompaña de tos, atragantamiento, etc. Cuando esto sucede la comida o bebida puede desviarse en su recorrido natural derivándose hacia las vías respiratorias con riesgo de provocar una bronconeumonía a veces mortal. De creciente prevalencia debido al incremento en la esperanza de vida y de pacientes geriátricos, provoca en quien la sufre un sentimiento de miedo a la hora de comer y beber y limita la ingesta de alimento provocando desnutrición, deshidratación, neumonías por aspiración, pérdida de calidad de vida, mayor riesgo de complicaciones y morbilidad.

La disfagia supone un sobrecoste del 40%

La disfagia se ha estudiado muy poco a nivel económico, "incluso en las enfermedades que la tienen como síntoma no suele analizarse como problema por separado así que es difícil valorar su coste en el sistema sanitario o cuánto se podría ahorrar si se hiciera un seguimiento correcto de ella", ha asegurado el Dr. Juan Oliva Moreno, profesor del departamento de análisis económico y miembro del Seminario de Investigación en Economía y Salud (SIES) de la Universidad de Castilla La Mancha. Los pocos estudios económicos realizados en estancias hospitalarias sobre pacientes con disfagia identifican un sobrecoste que en término medio alcanzan un 40%, con una estancia de 3 días. La presencia de disfagia tras ictus incrementa el gasto en un 23%. Otro dato relevante que se desprende de estos estudios y que ha presentado el Dr. Oliva es que las personas que padecen disfagia ingresan con mayor frecuencia en residencias al salir del hospital.

En España, el estudio PREDyCES ha analizado la prevalencia de desnutrición hospitalaria en pacientes con disfagia. En dicho estudio participaron 31 hospitales de España y 352 pacientes, y los resultados obtenidos demostraron que casi la mitad de los hospitalizados con disfagia, el 45,7%, tenían problemas de desnutrición; en los de edad avanzada esta cifra se elevaba al 55%. El Dr. Oliva también ha presentado en el Congreso ESPEN datos relacionados con estancias hospitalarias en este subgrupo de pacientes, donde ha mostrado que los desnutridos con disfagia permanecían 2,7 días más hospitalizados en comparación con los disfágicos bien nutridos, lo que representa un coste adicional de 1.037€ por paciente y estancia. En personas mayores estos datos se incrementaban de manera exponencial.

El abordaje integral es clave

La Dra. Julia Álvarez Fernández, Jefe de Sección de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, considera necesario pasar a la acción y aumentar la sensibilización hacia el tema de la disfagia orofaríngea. “Las Unidades Funcionales de Disfagia Orofaríngea son una solución viable para dar respuesta a las necesidades de los pacientes con DOF. En la Unidad Funcional de Disfagia Orofaríngea de la Comunidad de Madrid, primera unidad multidisciplinar para trastornos de la deglución, coliderada por la Dra. Julia Álvarez, se realiza un abordaje integral de los pacientes con disfagia atendidos en consultas externas y en hospitalización.

Según el estudio PREDyCES, en España solo 1 de cada 4 personas con disfagia recibe algún tipo de soporte nutricional (espesantes, triturado de dieta), y apenas 1 de cada 3 pacientes con disfagia y desnutrición recibe algún tipo de soporte nutricional (enteral o suplementos). "Los profesionales tenemos que trabajar en equipo, logopedas, neurólogos, otorrinolaringólogos, dietistas, enfermeras, cocineros, pacientes, cuidadores, etc. para mejorar la seguridad y calidad de vida del paciente”. “Los protocolos o intervenciones para mejorar la atención de pacientes con disfagia deben contemplar: sensibilizar a los profesionales, gestores y población en general, identificar a los sujetos en riesgo, establecer un plan de Atención Nutricional Individualizado, integrar a los profesionales implicados e innovar, registrar nuestras intervenciones diagnósticas y terapéuticas y evaluar”, ha indicado la Dra. Álvarez.

Sobre Nestlé Health Science

Nestlé Health Science —cuyo propósito es desarrollar proyectos pioneros para impulsar el valor de la nutrición ofreciendo soluciones nutricionales personalizadas en el abordaje de problemas de salud— pretende dar respuesta a los retos nutricionales del S.XXI, manteniendo claramente su apuesta por la I+D.

Nestlé Health Science desarrolla soluciones adaptadas a las necesidades nutricionales específicas de las personas, siempre amparada en la mejor evidencia científica, y que pone a disposición de estas con la ayuda de los profesionales sanitarios.

 

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus