3 de julio, 2019 Nutrición comentarios Bookmark and Share
< Volver

El informe sobre el consumo alimentario en España, presentado recientemente por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, asegura que en España existe una tendencia hacia “la simplificación del menú y hacia los métodos de cocinado más rápidos y saludables”. En este sentido, el Ministerio asegura que durante 2018 se ha registrado un “mayor volumen de consumo” de frutas, hortalizas, patatas frescas, agua envasada, leche y derivados lácteos.

Los consumidores optan por “productos listos para el consumo, y reducen la ingesta de azúcares y proteínas de origen animal”. De la misma forma, se registra una “preferencia por la compra de productos como el aceite de oliva virgen extra o chocolates con mayor contenido de cacao”.  Sin embargo, el consumo en los hogares ha reflejado un “descenso” en la adquisición de alimentos como la carne, pescados frescos y congelados, mariscos y moluscos, y frutas secas, azúcar y pan.

Por su parte, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) se muestra favorable a “la implementación de hábitos saludables y al seguimiento de un patrón de dieta mediterráneo a fin de prevenir enfermedades crónicas y mantener un estado de salud óptimo”, subraya Francisco Botella Romero, miembro del área de Nutrición y vocal del área asistencial y de comunicación de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición.

Si bien las tendencias reflejadas en el estudio llevado a cabo por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación indican un cambio en los hábitos de alimentación de los españoles, todavía existe una preferencia por el consumo el consumo de alimentos ricos en azúcar y grasas que “presentan una capacidad saciante menor”, apunta Botella Romero.

 “La sensación de saciedad está determinada por la coordinación de sistemas hormonales gastrointestinales y de neurotransmisores químicos en diversas áreas específicas del cerebro”, explica el doctor Botella. De esta manera, factores como la densidad energética, el porcentaje de proteínas sobre las calorías totales, la cantidad y el tipo de fibra, “determinan el índice de saciedad”, subraya.

El hipotálamo, recuerda el vocal de comunicación la SEEN, es el área del cerebro que “controla el apetito” y es el encargado de “enviar mensajes del tipo: tengo hambre o no tengo apetito”. Asimismo, cuando ingerimos alimentos “placenteros” – ricos en azúcar y grasa- se “activan determinados neurotransmisores que tienen relaciones complejas con estados de ansiedad, depresión o de compensación frente a frustraciones o inhibiciones psicológicamente relevantes”.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus