22 de noviembre, 2018 Salud comentarios Bookmark and Share
< Volver

La fractura de cadera es una lesión muy frecuente en personas mayores de 65 años. Tras este tipo de incidentes, la tasa de mortalidad aumenta de forma lineal un 4 % durante la estancia hospitalaria, y hasta un 40% durante los tres siguientes años. Sin embargo, una intervención nutricional adecuada podría mejorar notablemente el tratamiento e incluso reducir la tasa de mortalidad.

En este sentido, las guías actuales aconsejan incluir suplementos nutricionales orales en todos los pacientes geriátricos con fractura de cadera. No obstante, estos suplementos no se incluyen en la práctica clínica, tal y como han comentado expertos en Geriatría durante el X Curso de Ortogeriatría, organizado en colaboración con Nutricia Advanced Medical Nutrition (división de Nutrición Médica Avanzada del Grupo Danone), y realizado en el Hospital Universitario La Paz de Madrid.

 Durante este curso, también se han presentado los resultados del estudio Proa y el Registro Nacional de Fracturas de Cadera. Estas dos innovadoras bases de datos aportan información actualizada y muy relevante sobre el curso clínico de los pacientes en España, ya que permiten observar diferencias regionales en los tratamientos y detectar oportunidades de mejora de la calidad asistencial en los hospitales, como, por ejemplo, la intervención nutricional.

Como aseguran desde Nutricia Advanced Medical Nutrition, la intervención nutricional mediante suplementación ha demostrado ser eficaz en la desnutrición y la pérdida de masa muscular, reduciendo así las complicaciones y mejorando la recuperación funcional del paciente. De hecho, son varios los estudios que muestran que los ancianos desnutridos presentan un mayor riesgo de fractura, así como que los pacientes geriátricos que fallecen después de una fractura de cadera, presentan unos índices nutricionales más bajos.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus