30 de julio, 2019 Salud comentarios Bookmark and Share
< Volver

El centro tecnológico Ainia recomienda seguir una serie de pautas, basadas en las reglas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para garantizar una preparación higiénica que nos ayude a  prevenir intoxicaciones alimentarias producidas por gérmenes en la época veraniega.

Entre las principales pautas a seguir se encuentran las siguientes:

  • Consuma exclusivamente agua potable. Utilice sólo agua potable para hacer hielo.
  • Lave adecuadamente las frutas y hortalizas que vaya a consumir crudas.
  • No interrumpa la cadena de frío.
  • Respete las fechas de caducidad.
  • Rechace los envases abombados, oxidados o deteriorados.

 Otras consideraciones importantes a tener en cuenta en los meses de calor son:

  • Vigilar las condiciones de higiene de los alimentos en el momento de la compra

Es importante observar las condiciones de presentación de los productos si queremos estar seguros de su calidad, higiene y valor nutritivo. Para ellos, debemos elegir los establecimientos donde se compran alimentos, comprobar que el envase del producto esté en perfectas condiciones y desechar aquellos que estén abollados, abombados, oxidados o deteriorados, y mantener un adecuado almacenamiento de los alimentos.

  • Mantener un adecuado almacenamiento de los alimentos

Un correcto almacenamiento de los alimentos es esencial para reducir el riesgo de intoxicaciones alimentarias. El orden a la hora de guardar de alimentos al llegar a casa debe ser, en primer lugar, los congelados; a continuación, los frescos perecederos, y, finalmente, los no perecederos. Los alimentos deben guardarse conforme a su categoría en el lugar que asegure la temperatura más adecuada para cada tipo de producto, siguiendo, si las hay, las instrucciones que figuren en su envase. Como norma general, se deben colocar siempre de manera que el aire circule a su alrededor.

  • Buenas prácticas en la cocina

La persona que manipule alimentos debe observar unas estrictas prácticas higiénicas. Los alimentos pueden estar contaminados por microorganismos, por lo que, si se cocinan bien, estos microorganismos pueden ser destruidos por el calor. Un alimento cocinado puede volver a contaminarse por contacto con los alimentos crudos o con objetos que hayan estado en contacto anteriormente con un alimento crudo (cuchillos, tablas, superficies, trapos, etc.). Asimismo, debe tenerse en cuenta que es aconsejable que el proceso de descongelado se haga en el frigorífico durante la noche anterior a la preparación, y que, después de haber sido refrigerado o congelado un producto, debe se cocinado o consumido lo antes posible ya que las demoras importantes originan que las bacterias puedan reproducirse.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus