16 de abril, 2020 Salud comentarios Bookmark and Share
< Volver

El equipo de médicos de Melio, la plataforma online de análisis de sangre, explica cuáles son los nutrientes que estimulan el sistema inmune.

Las primeras barreras contra la amenaza de una infección son las mucosas y la piel, las cuales pierden su funcionalidad ante un estado nutricional subóptimo o desnutrición. De ahí que sea fundamental conocer los nutrientes inmunoestimuladores que, como su propio nombre indica, favorecen la correcta función del sistema inmune.

Glutamina

Los frutos secos, espinacas, perejil, lácteos y carne son ricos en glutamina. Este aminoácido se sintetiza en el músculo esquelético y constituye el sustrato energético esencial de las células inmunes.

Vitamina A

La vitamina A se encuentra disponible de dos maneras: en forma de “pro-vitamina” (precisa transformación para ser biológicamente activa) y como vitamina A “pre-formada” activa. La “Pro-Vitamina A” se encuentra en los vegetales como carotenos, que están presentes en vegetales de hoja verde como las espinacas, lechuga y repollo, y las hortalizas como la calabaza, zanahoria y maíz amarillo.Por otro lado, la fuente principal de “vitamina A pre-formada” son los retinoles, que encontramos en productos de origen animal como el huevo, leche y carne.

Vitamina C y E

La vitamina C (ácido ascórbico) y la vitamina E son antioxidantes (como la vitamina A) que participan en el mantenimiento de las membranas celulares y promueven el correcto funcionamiento del sistema inmune. La vitamina C se encuentra en los cítricos, la fruta y en numerosos vegetales, y la vitamina E está presente en los cereales, en el maíz y en los frutos secos. Además, la vitamina E previene la degeneración macular e interviene en la proliferación de linfocitos, en la producción de inmunoglobulinas y células Natural Killer que eliminan los agentes patógenos del organismo.

Vitamina D

El déficit de vitamina D constituye una de las deficiencias nutricionales más prevalentes en el mundo, pudiendo ser su causa una ingesta insuficiente de productos ricos en vitamina D (como los pescados grasos, la yema de huevo, los champiñones o los productos lácteos fortificados en vitamina D), el déficit en su absorción (por ejemplo en las enfermedades inflamatorias intestinales o la enfermedad celíaca) o una insuficiente conversión a su forma activa con la luz solar (lo que ocurre típicamente en los meses de invierno).

Probióticos

Los probióticos son bacterias que se encuentran en nuestro organismo, colaboran en su correcto funcionamiento y en la protección frente a otros organismos patógenos. Los probióticos se encuentran en alimentos ricos en bacterias como el yogurt, queso y en los alimentos fermentados como el chucrut (col fermentada) y la kombucha (hongo de té). También es muy común su consumo como suplemento alimenticio (denominados pre-bióticos) que, combinado con la ingesta natural de probióticos a través de la alimentación, mejora la resistencia de la barrera bacteriana.

Arginina

Es un aminoácido presente en la carne roja y en los lácteos de origen animal. La arginina tiene un papel vital en la proliferación y modulación del sistema inmune. Actúa de forma directa modulando los linfocitos (células inmunitarias elaboradas en la médula ósea) y a través de la generación de óxido nítrico en las células endoteliales, las cuales tienen un efecto antibacteriano. La arginina participa en el metabolismo muscular, ejerciendo un efecto anabolizante y estimula la proliferación celular y la síntesis de colágeno facilitando la curación de las heridas.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus